Sugerencias, ideas o preocupaciones a eljardindeacracia@gmail.com

miércoles, 3 de marzo de 2010

...éste es el problema de muchas mujeres:
Por la educación recibida, la mujer se cree en la obligación de salvar a su pareja; si tiene comportamientos agresivos, le perdona porque, acabada la furia, él vuelve a decir que la quiere...
Intentar ayudar a alguien a costa de la propia autoestima es un gran error.
Repito: las mujeres, por la educación recibida, aceptan unas reglas del juego desiguales, injustas, terribles...Estas reglas del juego han de ser idénticas para ambas partes, para los dos miembros de la pareja.

Tengo que dejar constancia de que ya estoy harta de la apelación a la economía del lenguaje para explicar el machismo de éste en su determinación de usar el masculino de modo que éste englobe a ambos sexos. No sólo es sexista sino que lleva a error, pues cuando un plural es masculino, no sabemos si es referido sólo a los hombres o también afecta a las mujeres.
En pos de la PRECISIÓN DEL LENGUAJE reivindico la inclusión del femenino en aquellas expresiones que aludan a ambos sexos.

2 comentarios:

| n c u b € dijo...

También cuando se habla de "Las personas" se habla en femenino aludiendo a ambos sexo. Y tiene más categoría ser Persona (femenino) que ser hombre (en genérico).
Me parece bien la primera parte de tu post pero no tanto el segundo, que es una reivindicación que hoy en día no tiene demasiado sentido no tanta importancia, e incidir en ella es dársela.

lena dijo...

¡Cuánta razón tienes! Parece mentira, pero es totalmente cierto que hoy en día las mujeres siguen recibiendo una educación discriminatoria: ya quizá no tanto en lo que es puramente académico (en España, por lo menos) sino en el resto de los ámbitos de la educación. Y lo sé porque lo he vivido. Una vergüenza, vaya...
Muy buen post.
Besazos azules.
Lena