Sugerencias, ideas o preocupaciones a eljardindeacracia@gmail.com

sábado, 12 de mayo de 2018

Unos pelillos

Había batido mi récord. Nunca había estado tantos meses sin depilarme. Había llegado a tener unos largos, finos y divertidos pelillos. ("¡Oh, no! ¡Qué asco!", estaréis pensando algunOs con vuestra buena pelambrera en el sobaco; alguna también lo pensará, pero estoy segura de que la sororidad cada día brilla más y cada vez nos juzgamos menos entre nosotras. Nos vamos apoyando. Yo lo noto...), pero a lo que iba: de pronto unos picores. A ratos me molestaba. No voy a entrar a valorar la cara del monitor de spinning ni la de los machirulos del gimnasio. Ya podéis imaginarlas...
El final de la historia os lo podéis imaginar: mis pelillos se marcharon. No sé si es una renuncia a algo, pero me pregunto...¿me picaba el patriarcado?

domingo, 6 de mayo de 2018

Que amo profundamente a Turner no es noticia para quien me conozca un poco, pero que acabo de alucinar con este descubrimiento...sí.

Turner - Botes en el mar

En sus últimos años, mi querido Turner evolucionó hacia una desmaterialización y disolución de las formas que llevó a muchos de los que antes lo defendían a menospreciar sus creaciones finales. Como se puede ver, composiciones como ésta (Botes en el mar, de 1835-40) adelantan en muchas décadas algunas de las vanguardias del último cuarto del s. XIX y principios del XX.
La Escuela de Barbizon es la primera que recogió el testigo de Turner en su vuelta a la naturaleza y la valoración cromática que más tarde retomará el impresionismo, llevándola hasta su grado más alto en investigación e innovación según la Historia del Arte tradicional, pero me río yo de todo después de ver cuadros como éste. Repito: en torno a 1835 Y atención a la fecha de la acuarela de abajo...Si este hombre no era un verdadero genio para alguien, sí era un visionario. De eso no puede caber duda. No hay discusión posible. Para mí es uno de los más grandes genios de la Historia del Arte.
El impresionismo no puede negar la deuda contraída con el genial pintor inglés, pues sus acuarelas abren directamente la puerta a Monet en su Impression, soleil levant (1873).
En este caso la desmaterialización es tal que anuncia la abstracción de Kandinsky en el siglo posterior.

Turner - Barco ardiendo 
Barco ardiendo: 1826

Y ésta para terminar:  
Turner
Moisés escribiendo el libro del Génesis (fragmento)

sábado, 5 de mayo de 2018


Me fascina la gente que confunde "ahí" con "hay". Es un fenómeno digno de estudio. Hablo de gente que ha pasado por el colegio y hasta por la universidad, ¿eh?
Me da envidia que podáis disfrutar del sol, pero yo tengo un objetivo claro y, para bien o para mal, ya sólo queda un mes y medio de reclusión. Y la verdad es que tomo el sol desde la ventana de mi cuarto en casa de mi madre. ¡Qué gustito me da el sol! Nunca me cansaré de repetir que soy como las plantas: hago la fotosíntesis. No sé qué sería de mí sin el sol.
Es divertido escribir aquí porque escribo para mí, pero puede leerlo cualquiera y creo que apenas nadie lo hace.
Yo creo que escribir para una misma es una de las cosas más importantes y terapéuticas del mundo y por eso lo hago con frecuencia sobre el papel (no tiene nada que ver escribir con un boli...), pero también me parece importante e interesante dar tu punto de vista a conocer sobre temas importantes y, por qué no, sobre tonterías. Parece que siempre hay que hablar sobre cosas importantes o trascendentes...Y ahora más que nunca a mí me apetece que me cuenten cosas divertidas que me entretengan y me hagan sonreír. El mundo es demasiado duro para enfrentarme a él (en general) y en estos momentos de mi vida (con toda mi energía concentrada en una meta clara -¡y cercana!-), no sé cuánto de bien me hace saber lo que sucede a mi alrededor. Sin embargo, no puedo evitar querer saber. Es como una especie de droga. La actualidad y la política son como droga...sabes que no te hacen bien, pero sigues consumiéndolas.


domingo, 18 de marzo de 2018

Me encantaría que la gente pudiera entender que la cárcel no rehabilita. Su única función es castigar. La cosa va de venganza. Sé que hay muchas personas que disfrutan sólo con imaginar cómo otro ser humano sufre. A mí me vais a perdonar, pero no soy capaz de verle el gusto a la idea de que alguien sufra ni aunque haya hecho algo que está mal. No lo veo.
Me parece obvio y evidente que la cárcel deshumaniza, sirve para destrozar (más) a las personas, destroza conciencias, arrasa, destruye, devasta, revienta, aniquila, extermina. La cárcel destroza la salud física y mental de cualquier persona y NO rehabilita.
Por más que vea y pase, por más que insistáis con vuestros comentario medievales y vuestra elaborada reflexión filosófica del pleistoceno, voy a seguir en contra de la prisión permanente/cadena perpetua (revisable) y la pena de muerte. Si odias a una persona porque ha matado, no sé qué te diferencia de ella cuando tú quieres matar. Ya sé que te crees con derecho a desear su muerte porque es una persona muy mala y ya sé que piensas que el hecho de que no vayas a ejecutar tú el acto te libera de toda responsabilidad. Pero eso no quita que estás queriendo matar a alguien. Estos días he llegado a leer muchos comentarios que hablan, sin miedo y sin pudor, de las cosas que ellxs mismxs harían a Ana María Quezada. Sí, sí. Hay gente que no tiene problemas en reconocer que puede ejercer de torturador/a porque (claro) llevan razón y porque (obvio) el ser lo merece. Porque ojo por ojo. Ya sabéis. Por más manida que esté la frase: "ojo por ojo y el mundo acabará ciego". Aunque a mí me parece que ya hay mucha gente que no ve ni un centímetro más allá de sus narices...
Si la cárcel es para ti un castigo, entonces hablamos idiomas diferentes. Me temo que no hay posibilidad de que nos entendamos. No comprendo el sentimiento de venganza. Pero oye, que estás en tu derecho de decir barbaridades alegremente. Si total...en este país hay libertad de expresión para toda aquella persona que no tenga nada que decir en contra del rey o sus muertos.
Yo sé que os encanta la Constitución...sí. Pues mirad lo que dice en su artículo 15: "todOs -así habla la Constitución, a mí no me digáis nada; a ver...que es de otro siglo) tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidOs a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra". Pues ale, una guerra y apañao. Ahí a matar como si no hubiera un mañana. Hay mucha gente a la que le mola la idea de matar, pero (eh) sólo a quienes ellxs decidan. Son ellxs quienes saben cuándo se debe matar, cómo y por qué. Matar...Toma ya. Llevo días pensando que hemos vuelto a la Edad Media y yo no me he enterado. La gente quiere sacar a las personas pendientes de juicio a la plaza del pueblo y apalearlas. Os prometo que hay gente que quiere eso.
Ya dejo para otro rato lo que pienso sobre la Constitución porque no quiero asustaros, pero mirad, mirad, esto está también sacao de ahí: 
"Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado (es la Constitución, no yo; nos queda la duda de qué hay que hacer en el caso de que sea una condenada) a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. En todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad". Joder, to progres los padres de la Constitución. Fraga se vino arriba ese día. 
Yo sé que lo de la reinserción suena a coña para quienes queréis venganza...pero pensadlo bien, que tiene sus pros. Si algún troll de los que me leen (y cuyos posts tengo que ver o leer yo) ha sido capaz de llegar hasta aquí sin que le reviente el cerebro (porque de eso tiene todo el mundo aunque no os lo creáis), ahora estará pensando (o deseando decirme) que ojalá me toquen de vecinxs. Ja. Digo que tiene sus pros lo de la reinserción, sí. Me he vuelto loca. Con lo bien que está lo de que la gente se pudra...
La prisión permanente/cadena perpetua (revisable) NO evita los delitos, pero supone un serio problema si la cosa va de comportarse como seres humanos del siglo XXI
Y sí, la pena de muerte y la cadena perpetua (ay, perdón, prisión permanente) revisable no contribuyen a lograr una sociedad más segura y violan los derechos humanos. Ya me da fatiga tener que entrar en estas basicadas, pero igual ayudan a alguien. Bueno, claro, que en otros países los derechos humanos se violan todo el rato...Joder, si es que no sé qué pido. 
Repito: siempre en contra de la cadena perpetua y la pena de muerte. Puedo ponerlo en mayúsculas para que quede más claro...

lunes, 26 de febrero de 2018

Mi abuela se llama Emilia y en agosto va a cumplir 90 años. A su padre (mi bisabuelo) lo fusilaron porque había sido alcalde de Guadalajara durante la República. Lo fusilaron por rojo.
Todavía hay en este país mucha gente que piensa que hablar de esto es remover la mierda y que no es necesario porque "ya pasó todo". Pero resulta que aún hay historia viva. Mi abuela está viva y sigue llorando. Mi abuela sabe dónde está su padre enterrado porque él, con tal de que su familia recibiera su cuerpo y la carta que había escrito para ellxs, renunció a su ateísmo y permitió que un cura se pusiera delante de él. Una de las últimas cosas que tuvo que ver fue un cura a pesar de que era un ateo convencido. Hasta el último momento lo humillaron antes de pegarle un tiro a las 5 de la mañana en la puerta del cementerio de Guadalajara. Hay miles de familias en este país que ni siquiera saben dónde están los cadáveres de sus seres queridos. Andan tirados en cunetas y en fosas. Y hay muchos otros miles de personas que ven esto normal y que no lloran de rabia, de pena, de desesperación y de asco al pensar en ello. Yo sí, yo lloro mucho. Lloro por dentro y por fuera.
Mi abuela ha pasado una vida dura, muy dura. Su madre tuvo que salir adelante ella sola después de que les quitaran todo lo que tenían una vez asesinado su marido. Ella y todas sus hermanas y hermanos tuvieron que trabajar desde muy temprano y vieron marcharse el sueño de la vida que merecían y que habían tenido hasta que un golpe de Estado reventó para siempre la historia de este país. Es muy probable que mi abuela no pueda ver llegar la Tercera República y eso me apena mucho. Muchísimo. La verdad es que puedo hacer poco por ella. La escucho, la respeto y la quiero, pero no puedo cambiar la Historia. Lo que sí puedo hacer es contribuir a que ésta se cuente bien. Voy a ser profesora de Historia, entre otras cosas, por respeto a la memoria de mi bisabuelo, que sigue siendo culpable en los papeles rancios que se guardan en algún archivo de mierda.
Por respeto a la memoria de mi bisabuelo, por supuesto, pero también, y sobre todo, por respeto a la memoria de millones de personas cuyas vidas se truncaron por el odio y la injusticia llevadas a su máximo grado.
Éste es mi pequeño homenaje. Aquí podéis escucharla: 
http://cadenaser.com/programa/2018/02/24/a_vivir_que_son_dos_dias/1519473572_297970.html


domingo, 4 de febrero de 2018

Es de bien nacida ser agradecida

Cuando una persona se siente afortunada, eso tiene que repercutir de algún modo en su vida. 
Somos creadoras de ondas que pueden tener buenas o malas vibraciones y las mías ahora, incluso estando en un momento tenso en el que los nervios, el estrés y los agobios campan a sus anchas por mi cuerpo y mi cabeza, tienen que ser muy buenas, buenísimas. Tener cerca gente que te quiere, te respeta y te cuida, gente que te apoya y te comprende, gente con la que poder contar...eso es algo inestimable. 
También me siento afortunada por estar haciendo lo que quiero.
A todas esas personas que estáis ahí (vosotras sabéis quiénes sois) quería daros las GRACIAS. 
Y para quien tenga curiosidad por saber de qué hablo, le ahorro preguntar: estoy preparando oposiciones para cumplir mi sueño. Creo que puedo ser una gran profesora de Historia y de Historia del Arte y haré lo que pueda con la Geografía. 
GRACIAS, de verdad.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Gentrificación

¿A quién podría no gustarle un barrio lleno de gente guapa y moderna, rebosante de vida cultural y social, que huele bien y donde te sientes súper segura? Bares de diseño, gin-tonics everywhere...y todo esto donde antes había un barrio abandonado y gris en el que abundaban la droga y la prostitución...(modo ironía off).
El proceso por el que los barrios degradados de los centros de las ciudades “se revitalizan”, para quien aún no lo sepa, se llama gentrificación. Este palabro viene del inglés “gentry”, que significa algo así como alta burguesía, aristocracia, gente bien...Esto quiere decir que se trata de un proceso que supone el aburguesamiento o la elitización de una zona de la ciudad.
¿Dónde está el problema? La realidad es que este súperprocesomolón supone el desplazamiento de las antiguas vecinas por peñita con más pasta, es decir, a la mierda las ciudadanas humildes, las ancianas y las inmigrantes, que se ven expulsadas del barrio por la revalorización de los alquileres de los pisos (o sea, que te clavan por vivir en un cuchitril). Allá llegan dispuestxs a pagar lo que haga falta todxs esxs jóvenes de clase media/alta, que generalmente trabajan en cosas súperguays y están súper interesadxs en todo lo que tenga que ver con la cultura. Por supuesto, la seguridad en el barrio aumenta (todo lleno de maderos y videocámaras) y tienden a desaparecer los yonquis y las prostitutas. Estamos hablando de barrios temáticos sin servicios para las vecinas. Los comercios tradicionales se convierten en sitios mazo molones donde una caña vale dos euros y medio y las pescaderías de pronto son restaurantes chic.
Como comprenderéis, a nadie le gustan los barrios degradados, abandonados, sucios e inseguros, pero hay otra forma de hacer las cosas, más acorde con las necesidades de las vecinas y menos enfocada al comercio y al turismo.

Digamos que está muy bien mejorar la ciudad, claro, quién podría dudarlo, pero el problema surge cuando se hace buscando unos intereses que no son los de las ciudadanas.