Sugerencias, ideas o preocupaciones a eljardindeacracia@gmail.com

martes, 17 de febrero de 2009

A veces, cuando menos lo esperas, te topas con él. Unas lo pintan rojo, otros rosa y otras hasta con alas. La cuestión es que debe ser verdad.
El instinto de protección, supongo, es inherente al ser humano.
A todos nos gusta sentirnos queridos y amados. A todos nos gusta sentirnos libres. A todos nos gusta sentirnos necesarios, especiales y deseados.
A todos nos gusta...
A mí me gustas tú.

1 comentario:

eme ce dijo...

¡Bien! Otro rinconcico en el que encontrarte.