Sugerencias, ideas o preocupaciones a eljardindeacracia@gmail.com

martes, 24 de noviembre de 2009

¿Quién o qué es España?

Esta mañana iba en el metro con mi hermana cuando se han subido una mujer negra y su hija, que no contaría con dos años, e iba montada en un carrito. La niña era verdaderamente preciosa y mi hermana y yo nos hemos quedado mirándola a la vez que comentábamos lo mona que era. Le hemos sonreído, ella nos miraba fijamente con unos lindos ojos marrones, nos hemos mirado sonriéndonos entre nosotras, hemos comentado la mirada tan expresiva que tenía, le hemos vuelto a sonreir...y en éstas nos encontrábamos, yo embelesada con sus manitas y su cara, cuando de repente otro rostro me ha atacado. Junto a la mujer, sentado, se encontraba un chico de unos veinticinco años, pelo rapado por abajo, muy corto por arriba (típico corte desagradable), pantalones vaqueros normales, chaqueta marrón tipo pijo y bandera de España a la muñeca. Jamás había sentido semejante odio en una mirada. Concentraba todo el desagrado que pueda imaginarse en los rayos que sus ojos lanzaban contra mí y en un primer momento me ha sobresaltado y no he comprendido qué pasaba; acto seguido, viendo que la misma mirada se dirigía ahora a la mujer con el carrito, lo he comprendido todo y se lo he dicho a mi hermana. Aquel chico no me quitaba ojo de encima y su odio se clavaba en mí con dureza. Le he vuelto a mirar, esta vez aguantando su desprecio y éste no sólo no ha desaparecido sino que ha ido en aumento a juzgar por su expresión. A todo esto, ajenas a la maldad que pueden albergar ciertos sujetos, la niña ha llamado a su madre con un dulce "mamá" a lo que ésta ha respondido agachándose sobre ella. Al hacer este movimiento, su brazo ha pasado más cerca del anormal y éste, con mucho asco, se ha retirado. Mientras, yo le he comentado lo que sucedía a mi hermana, que no ha podido verle hasta que en la parada siguiente la chica que llevaba delante e impedía que pudiera presenciar semejante espectáculo, se ha bajado. Los minutos que han transcurrido entre este momento y el momento en que la mujer y la niña en carrito se han bajado, han continuado en la misma dinámica de miradas fulminantes. Cuando ellas ya no estaban y el vagón se encontraba lleno, sinceramente he sentido que sólo estábamos él, mi hermana y yo, frente a frente. Ha seguido odiándonos con la mirada hasta que hemos llegado a Ciudad Universitaria, nuestro destino, y al pasar a su lado, mi hermana delante, yo detrás, ésta le ha mantenido la mirada hasta que se ha sentido intimidada y la ha bajado; yo he seguido mirándole con una mezcla de incompresión, pena, rabia, lástima y asco a la vez y cuando ya estaba fuera del metro, justo en el momento en que mis pies tocaban el andén, ha dicho en un tono bajo pero realmente contundente: "¡Viva España!". Increíble.
¿Quién o qué es España?

6 comentarios:

Antonio Fernández dijo...

No sé, en España hay mucha mierda, al igual que la puede haber en Estados Unidos, Francia, Alemania o Italia.

Por cierto, al ver cómo retratas al tipo, debería ser neonazi, aunque, bueno, la gente suele caer en un fallo: no todos los cabezas rapadas son nazis.

Creo que deberías conocer más a fondo la cultura skinhead, y quitarte de encima los tópicos que recaen sobre ella.

Un saludo.

Tourist dijo...

Por desgracia...seguirá habiendo este tipo de reacciones alla por donde vayas...no es una cuestión de skins...el racismo aflora en multitud de contextos...sobra citar ejemplos. En nuestro país un reflejo de ello muy presente está en estos grupos...aunque como bien apunta Antonio F. no todos los rapados son seguidores de esas "ideologías"...hay grupos que tienen una apariencia parecida y son antítesis de esos grupos radicales...hay mucho tópico es cierto pero en este caso que cuentas. Hace falta muchiiiisima más educación en las aulas para prevenir estos problemas...y de momento...poco poco...

Mirna dijo...

Dios mío, que asco de persona...
Es alucinante cómo puede ser la gente.
Qué triste...
A mí me encanta mirar los distintos tonos chocolate que tienen los africanos, o de donde sean. Me parecen mucho más bonitos que por lo general, los nuestros.
Besitos de Marte
Mirna

la-de-marbella dijo...

Pues si esa es su España, yo me hago portuguesa. Con la crisis economica se acrecienta el miedo que alimenta a los xenofobos. Es facil echar la culpa al extranjero y sentirse superior de ser blanquito y español. Superior ¿de que? de haber nacido donde no has podido elegir? de ser tan obtuso de pensar que hay personas y personas. Quizas ese chicodel que hablas ni siquiera sepa leer correctamente. Quizas su vida sea miserable y el producto de sus circunstancias, ¿quien sabe?. Lo que esta claro es que hay que fomentar la educación desde la familia y la escuela. Tambien habría que dar un tiron de orejas a los politicos que desde la mas absoluta sibilinidad no condenan esa forma de pensar. Y no digo que lo hagan con discursos y bellas palabras. Si no con contundencia y desprecio y por supuesto, sin violencia. Fue un placer encontrarte, leerte y dejar mi opinión. Saludos

Míriam dijo...

Antonio, creo que no has leído detenidamente mi descripción, porque de neonazi no tenía nada. Sé de sobra, créeme, cuál es esa estética, y no era la de este individuo. No sé qué te hace pensar que debería conocer más a fondo la cultura skinhead y no sé de dónde sacas lo de que debo quitarme los tópicos de encima, puesto que, repito, el elemento no tenía nada que ver con éstos.
Tourist, totalmente de acuerdo con la necesidad de educación. La educación todo lo cura.
Mirna, tendrías que haber visto el color de piel de la niña y sus ojos. Desde luego, era maravilloso.
La-de-Marbella, qué razón tienes con que la crisis acrecienta la xenofobia...y por supuesto, con la incoherencia que supone sentirse superior a otro por haber nacido cada uno en un lugar cuando esto no se elige. Puto azar.
Me alegra que te haya resultado un placer encontrarme. Lo mismo pienso.

Pau dijo...

Un lugar muy bonito, en el que se cuelan ciertos individuos, que al fin y al cabo tienen el mismo derecho a estar y vivir que tu.

Aunque ellos vulneren como quieran todos y cada uno de los derechos que el ser humano tiene.

saluDOS